Mariano Saravia
|
Especialista en Política Internacional

¿Se viene la Tercera Guerra Mundial?

abril  2017 / 21 Comentarios desactivados en ¿Se viene la Tercera Guerra Mundial?
Nota publicada en http://lmdiario.com.ar/noticia/12554/se-viene-la-tercera-guerra-mundial
Esta nueva guerra fría se está calentando peligrosamente. Este juego de ajedrez en el tablero de la geopolítica mundial podría derivar en una guerra regional de grandes proporciones o, incluso, en la Tercera Guerra Mundial.
¿Cuál es la actual situación del mundo?
La actual situación es la siguiente: Estados Unidos, luego de atacar unilateralmente la base aérea siria de Homs, ahora amenaza a Corea del Norte y acaba de lanzar la “madre de todas las bombas” contra Afganistán, con la excusa de dar contra las guaridas de terroristas, sin especificar si se refiere al DAESH (Estado Islámico) o al Talibán.
Por su parte, otras potencias como Rusia, Irán, Corea del Norte y China, han respondido con una escalada de tensión que no tiene comparación en la historia reciente.¿Cuán grave es esta situación?
Es muy grave, porque esta guerra fría se está calentando peligrosamente. Este juego de ajedrez en el tablero de la geopolítica mundial podría derivar en una guerra regional de grandes proporciones o, incluso, en la Tercera Guerra Mundial.
Por ahora Rusia no ha respondido contundentemente a cada amenaza y provocación de Occidente, ni en Ucrania, ni en Georgia. Pero todo tiene un límite y esta Rusia de Putín no es la Rusia de Yeltsin de los ’90 que se humillaba sin reaccionar.
China también a su manera está reaccionando, con ejercicios militares en el Mar del Sur de la China, una zona de islas en disputa de soberanía con Taiwán, Vietnam, Filipinas y Brunei.
Incluso Irán y Corea del Norte están reaccionando en una escalada de demostraciones de fuerza que constituyen en sí mismas un peligro.

¿Por qué Estados Unidos está actuando así?
Estados Unidos porque es un Imperio desde su constitución como Estado Nación, desde la doctrina del Destino Manifiesto de sus padres fundadores. Ha entrado en una decadencia política y económica, pero mantiene una enorme supremacía militar. Por lo tanto, es hasta lógico que los neocons (neoconservadores) que manejan la política exterior prefieran el lenguaje de los cañones antes que el lenguaje de las palabras, porque con la fuerza bruta tienen más poder relativo. Por eso también el momento de actuar para Estados Unidos es hoy. Porque su poder político y económico con el tiempo va a seguir siendo diluido por el avance de Rusia y la consolidación de China en un mundo cada vez más multipolar. Y eso en algún momento podría trasladarse al campo armamentístico. Para ellos es ahora o nunca.

Por otro lado, está claro que el poder verdadero en el Imperio es lo que antes se llamó el “complejo militar industrial”, en referencia a una enorme industria bélica que obviamente necesita guerras para sobrevivir y ampliar sus grandes negocios. Pero ahora creo que es más certero definirlo como un “complejo tecnológico financiero militar industrial”, porque a lo antes descripto se agrega el poder ilimitado de las finanzas globales que ya constituyen una dictadura mundial y el poder creciente y sin techo del sector de las nuevas tecnologías de la información, una especie de casta o cofradía enquistada en Sillicon Valley, California. Este entramado de poder y dinero es el que marca las pautas del Imperio, no un personaje caricaturesco como Donald Trump.

¿Cómo, Donald Trump no es un presidente fuerte?
No. Todo lo contrario. En general perro que ladra no muerde, y Donald Trump es un fiasco total en su promesa electoral de limpiar el poder de Washington y despegarlo de Wall Street. Es simplemente un payaso, un personaje grotesco creado para ganar una elección. Le dejarán seguir si él quiere con el muro fronterizo, con sus diatribas machistas y misóginas, con su verborragia xenófoba, y con sus negocios corruptos en el sector de la construcción. Pero en lo verdaderamente importante, le han doblado el brazo, no podrá seguir siendo amigo de los rusos, deberá olvidarse de su promesa de campaña de sacar a Estados Unidos de las guerras del “loco” Obama, no decidirá nada en política exterior y sólo podrá salvar las apariencias y apretar o no apretar el botón rojo sólo cuando otros se lo ordenen.

Volviendo a la primera pregunta: ¿cómo estamos entonces?
Estamos en que el Imperio estadounidense está jugando con fuego. El ataque a Siria fue una provocación a Rusia, que por ahora no actuó. Pero detectó con anticipación el ataque, avisó a los sirios que pudieron evacuar la base de Homs, por eso no hubo tantos muertos. Luego rompió sus acuerdos con Estados Unidos y advirtió que la próxima vez sí actuará en defensa de Siria. Es que Rusia allí se juega la única base militar que tiene en el Mar Mediterráneo, la de Tartus.
Ante el envío de una flota a la península coreana, China pidió que la dejen negociar con Corea del Norte el tema nuclear, pero que terminen los ejercicios conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur. Y en el lenguaje de los hechos, inició ejercicios militares en el Mar de la China Meridional, como ya dijimos, lo que es tomado como una advertencia a los aliados de Estados Unidos del Sudeste Asiático.
Irán, este sábado, presentó nuevos aviones cazabombarderos, drones y misiles, que asegura no son una amenaza para nadie, sino una garantía para su defensa.
Y Corea del Norte, también este sábado, ha ratificado que ya es tarde para prevenir que tenga armas nucleares. “Estamos preparados para responder a una guerra total con una guerra total y estamos listos para responder con ataques nucleares propios a cualquier ataque nuclear”, dice el comunicado oficial, directamente dirigido a Estados Unidos, pero también indirectamente a Corea del Sur y Japón.
El desfile militar más grande de su historia, y las nuevas pruebas nucleares, confirman que Corea del Sur está armada hasta los dientes, y que un ataque preventivo de Estados Unidos no será gratis. Las armas nucleares norcoreanas pueden, desde borrar del mapa a Seúl, capital de Corea del Sur, hasta causar estragos en Japón o China, e incluso alcanzar Hawai.Y algunos afirman que también sus misiles llegarían a algunas regiones de la costa oeste de Estados Unidos.

¿Qué va a pasar?
Una alternativa es que dentro del Imperio, alguien al menos tenga miedo, ya que han demostrado no tener ni sensatez ni respeto por la ley. De hecho, su gobierno vuelve a invocar su estatus de “excepcionalidad”, que no es otra cosa que colocarse por fuera de la ley internacional para atacar a quien quiera y cuando quiera, sin rendir cuentas a nadie, ni a la ONU ni al Consejo de Seguridad. Eso es lo que técnicamente se denomina un “Estado canalla”.
Por todo esto, lo único que puede parar al Imperio hoy es el miedo. ¿El miedo a qué? El miedo a que las represalias lleguen a su propio territorio, incluso al mismísimo Sillicon Valley, situado al norte de San Francisco.
Si ese miedo es concreto y hace tomar conciencia a los neocons del Pentágono, quizá se frenen en amenazas contra Corea del Norte y contra Siria.
Una cosa es lanzar “la madre de todas las bombas” contra Afganistán, un país que no tiene capacidad de respuesta y que no es fundamental en el tablero geopolítico, y otra muy distinta es meterse en una guerra abierta en Siria o en Corea del Norte, con consecuencias imprevistas.

Compartir Noticia


Comments are closed.

Abrir la barra de herramientas