Mariano Saravia
|
Especialista en Política Internacional

Las banderas del Mundial “ARGENTINA”

febrero  2018 / 25 Comentarios desactivados en Las banderas del Mundial “ARGENTINA”

Cada cuatro años, nos embanderamos  de celeste y blanco en ocasión de los mundiales de fútbol. Y este año, Rusia 2018,  no será la excepción. AAlgo similar pasa en cada país del mundo que participará del mayor evento deportivo , junto a los Juegos Olímpicos.

Pero los símbolos siempre son una buena excusa para reflexionar, para conocer más.  En este caso sobre el por qué de los colores y diseños de nuestra banderas, en Sudamérica. Y en definitiva, sobe un período de nuestra historia que coincide con el de nuestra Independencia.

Capítulo 1 del libro Embanderados. La emancipación de Sudamérica y el por qué de los colores y diseños de sus banderas, de Mariano Saravia. 

ARGENTINA
Panorama europeo
Es mentira que las revoluciones americanas hayan sido un cuento
de hadas en el cual los patriotas se enfrentaron a los realistas por sus
ansias de independencia. Pero también es mentira que haya sido solamente
una cuestión comercial, como quiso reflejarlo el liberalismo
que sobrevino luego con alguna corriente de la Generación del ’37 y
sobre todo, con la Generación del ’80.
No fue sólo una cuestión económica pero sí existió un componente
económico. Es que España, aunque no era una nación industrializada,
mantenía por ley el monopolio del comercio con sus colonias, por
lo cual las manufacturas que llegaban a América eran francesas o
inglesas, de modo que se encarecían por haber pasado antes por las
manos españolas. Esto favorecía a unos pocos comerciantes “monopolistas”,
mientras por otro lado crecía el contrabando y los sentimientos
“libremercadistas” de quienes pedían negociar con Inglaterra
directamente.
Ante tanta presión, en 1809 se dictó el Reglamento de Libre
Comercio que puso fin al monopolio español, pero era tarde. Ya se
habían instalado sentimientos autonomistas que venían madurando en
Sudamérica por influjo de la Revolución Norteamericana y la Revolución
Francesa, y que encontraron el momento propicio para estallar
a principios del siglo XIX. Esto, debido a la crisis que vivía el Imperio
español que, debilitado militar y económicamente, no podía controlar
en el orden político a sus extensas colonias americanas.
Luego de la Revolución Francesa, la Francia republicana debió
hacer frente a distintas coaliciones siempre lideradas por Inglaterra, que
querían poner límites a la expansión de las ideas revolucionarias. Con el
correr de los años, la Revolución Francesa derivó en el Imperio napoleónico
y la pelea de fondo entre Francia y Gran Bretaña fue por los mercados
para sus manufacturas, en pleno auge de la Revolución Industrial.
Para asfixiar a sus enemigos insulares, Napoleón decretó un bloqueo
naval a Inglaterra por el cual ninguna nave inglesa debía ser
recIbída en Europa continental. Pero Portugal, de hecho un protectorado
inglés, no acató esa determinación. Al no poder atacar por mar,
Napoleón consiguió fácilmente la autorización de los monarcas españoles
para atravesar la península en busca de los lusitanos desobedientes.
Pero sacando a la luz su habilidad política y militar, Napoleón
consiguió instalarse directamente en la península.
Cuando Carlos IV abdicó a favor de José Bonaparte, el pueblo
español repudió a su soberano y lo sustituyó de inmediato en su sentimiento
por su hijo Fernando VII, que cayó preso del emperador francés.
Indignado, el pueblo español se alzó en armas y constituyó juntas
que gobernarían en ausencia de Fernando, desde ese momento “el
Deseado”.
El 21 de agosto de 1808 fue jurado en Buenos Aires el ausente
Fernando VII y al día siguiente, el Cabildo emitió una proclama con
tono amenazador: “No se escuchará entre nosotros otra voz que la del
monarca que habéis jurado; no se reconocerán relaciones distintas de
las que nos unen a su persona”; era una advertencia al virrey Santiago
de Liniers, un ex héroe de la Reconquista en las Invasiones inglesas
y leal a España, aunque por su condición de francés era
sospechoso de simpatizar con Napoleón. Según Vicente Sierra, ese
texto había sido escrito por Mariano Moreno, quien en la Revolución
de Mayo tuvo un bajo perfil pero fue agigantando su figura rápidamente.
La más importante de las juntas españolas de resistencia a la invasión
francesa, fue la Junta Central de Sevilla. Sólo Andalucía se mantuvo
libre del influjo napoleónico. Esa Junta Central resistió durante
más de dos años y debió refugiarse en Cádiz, hasta que cayó en manos
de los franceses a principios de 1810, siendo reemplazada por el Consejo
de Regencia. Pero esta noticia llegó a Buenos Aires recién el 13
de mayo de ese año, dando lugar al movimiento de mayo que desembocó
en el primer gobierno autónomo del Río de la Plata. Mientras
tanto, el fenómeno “juntista” se había esparcido por todo el mundo
hispano.
El razonamiento era el siguiente: los virreyes eran los representantes
del rey, pero en ese momento no había rey, o por lo menos el
pueblo español no lo reconocía en la persona de José Bonaparte (Pepe
Botella), por lo cual el poder se revertía y volvía al pueblo. Era la
esencia del concepto político de soberanía popular. En el fondo de
todo esto, había un choque de ideologías: el absolutismo (que no
aceptaba discutir la legitimidad de un rey) y el constitucionalismo
(que estaba surgiendo, venía de Inglaterra e inspiró la Constitución de
Cádiz de 1812). Así fue que copiando el ejemplo español, surgieron
las juntas de Buenos Aires, Santiago, Chuquisaca, Quito, La Paz y
Caracas, entre otras.
Estas juntas en un principio se conformaron con obtener la autonomía
político administrativa, pero no rompieron con la corona encarnada
en Fernando VII, que seguía preso.
La reacción de las autoridades españolas, la represión, la misma
evolución de estos movimientos emancipadores y sobre todo, la prolongación
en el tiempo de la dominación francesa en España, hicieron
que estos primeros gobiernos autónomos empezaran a pensar en la
independencia total de la metrópoli.
Fernando VII volvió al trono de España en 1814, y reinstauró el
más férreo absolutismo monárquico. Claro que para esa época la
lucha había derivado ya en una guerra de independencia de las colonias
americanas.
La bandera argentina es el más claro ejemplo de este pensamiento
de supuesta fidelidad a la casa Borbón. Sin embargo, el celeste y el
blanco no fueron los primeros colores de nuestros patriotas.
La “máscara monárquica”
Volviendo al Virreinato del Río de la Plata, los días de mayo de
1810 en el Cabildo de Buenos Aires fueron fundamentales. Entre el 22
y el 25 de mayo quedaron bien definidas las distintas posiciones polí-
ticas: por un lado estaban los que querían continuar con la dependencia
de España; por otro lado, los que buscaban una autonomía pero sin
romper del todo; y también, los que anhelaban la independencia total.
Quizá el 22 de mayo haya sido en realidad más importante que el
propio 25, porque ese día se decidió lo que iba a hacerse. En lo más
suculento y apasionado del debate, el obispo Lué, en representación
de los leales a España dijo: “Mientras haya un español en América, los
americanos le deben obediencia y es inconcebible que el colonizado
se levante contra el colonizador”. Desde el bando de los que querían
la independencia total, Juan José Castelli le respondió: “Entonces
cómo justifica usted que las juntas españolas se levanten contra los
franceses. Si no hay rey en España, han caducado las autoridades que
de él dependen, por lo cual la soberanía debe volver al pueblo, y es el
pueblo el que debe votar para formar juntas de gobierno, como están
haciendo en España”. Desde la posición intermedia –los que buscaban
la autonomía sin romper del todo con España– Cornelio Saavedra dijo
que coincidía con Castelli pero: “Debemos ser los cabildantes y no el
pueblo quien designe la junta de gobierno, pues va a ser más simple”.
Entre los partidarios de la independencia total había un grupo
conocido como “La Legión Infernal”, también llamados despectivamente
“los chisperos”. Era como en la Argentina de la actualidad
decir “los loquitos”, “los piqueteros”, “los punteros”, y en ese grupo
militaban Domingo French y Antonio Beruti, quienes se encargaron,
entre otras cosas, de asegurarse que muchos cabildantes de los leales
a España no pudieran llegar al Cabildo. De hecho, se habían repartido
–según las distintas versiones– entre 450 y 600 invitaciones para
ese Cabildo Abierto, pero estuvieron presentes sólo 251 vecinos, que
terminaron votando la postura intermedia que de ahí en más se llamó
“la máscara monárquica”.
La Primera Junta que surgió de esa votación, estaba presidida por
Saavedra. Sus secretarios fueron Mariano Moreno y Juan José Paso,
y sus vocales Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Domingo Matheu,
Juan Larrea, Manuel de Azcuénaga y Manuel Alberti. Aunque esta
junta tenía mayoría de independentistas, gobernó autónomamente del
Consejo de Regencia y de cualquier junta española, pero en nombre
de Fernando VII. Luego, los hombres más preparados serían desplazados
de esa Primera Junta: Belgrano enviado en misión militar al
Paraguay y Castelli al Alto Perú.
En las afueras del Cabildo y a modo de propaganda política, ese
25 de mayo los chisperos repartieron cintas entre los adherentes a la
liberación. Para la historia oficial, ellos repartían escarapelas celestes
y blancas, pero aunque no está comprobado por ningún autor, lo más
probable es que esas cintas fueran azules, blancas y rojas, por la
influencia de la Revolución Francesa en su pensamiento.
Es más, Daniel Prando asegura que las escarapelas que repartían
los chisperos eran rojas y blancas, y hasta arriesga la hipótesis de que
existiera una bandera secreta roja y blanca (1).
Este autor continúa con sus hipótesis y refiere que en agosto de
1810, José Moldes fue nombrado por la Junta como gobernador de
Cuyo. Este cuyano, partidario de la ruptura total con España, creó dos
compañías de abanderados y les puso una escarapela azul-celeste con
el centro blanco, simbolizando a las Provincias Unidas y a la esclavi16
tud española, respectivamente. Prando también vincula el azul-celeste
con los liberales y masones ingleses con los que Moldes habría
estado vinculado, al igual que una gran cantidad de patriotas sudamericanos.
Esa es una versión de cómo se llegó a la escarapela azul-celeste y
blanco, pero hay otras: una es que Belgrano empezó a usarla porque
suprimió el rojo para no confundirse con los realistas que también
usaban ese color como distintivo. Otra es que ya en 1807, durante la
resistencia a las Invasiones inglesas, los Húsares de Pueyrredón usaron
escarapelas con esos colores. Y la más firme es la que refiere a los
colores de la Orden de Carlos III de Borbón.
Celeste y blanco
De chiquitos, a todos los argentinos nos enseñaron en la escuela
que el general Manuel Belgrano miró el cielo y se inspiró en él para
crear la bandera. Sin embargo, la historia es un poco más compleja e
interesante.
Hay que remontarse a 1760, cuando el rey de España, Carlos III,
obtuvo de las cortes que declararan a la Virgen María, en su advocación
de la Inmaculada Concepción, como patrona del reino. A tal
punto llegó su fanatismo católico y su despotismo, que ordenó a las
universidades que solamente expidieran grados a los estudiantes que
juraran defender el bello misterio de la concepción purísima, y en
1761 firmó un decreto nombrando a la inmaculada como abogada de
España y sus colonias. Todas estas muestras de piedad lo hicieron
muy popular entre sus súbditos, a pesar de que muchos sectores estuvieron
disconformes con una serie de reformas dentro del Antiguo
Régimen. Incluso estalló un motín el domingo de ramos de 1766, y al
año siguiente, Carlos III aprovechó para expulsar de todos sus dominios
a los jesuitas, a quienes acusaba de ser prácticamente una secta
dentro de la Iglesia Católica. Fue el mismo año en el que los jesuitas
tuvieron que abandonar sus obras en el campo social y laboral en las
misiones guaraníes, y también en el campo educacional, en centros
universitarios como el de Córdoba.
En 1771 murió Francisco Javier de Borbón, el menor de los 13
hijos que Carlos III tuvo con María Amalia de Sajonia. El rey entró en
una profunda tristeza de la cual sólo lo rescató el nacimiento de su primer
nieto, el infante Carlos, hijo de su primogénito, y con el cual se
aseguraba la continuación de la dinastía. En octubre, anunció en la
Gaceta de Madrid que era tanto su gozo, que había decidido instituir
una corporación de caballeros con el nombre de “Real y Distinguida
orden de Carlos III”.
Además de una cuestión personal, la creación de una orden real
estaba destinada a competir con las cuatro órdenes nobiliarias que
existían, que eran autónomas de la corona y que poseían grandes tierras
y riquezas: la de Santiago, la de Calatrava, la de Alcántara y la de
Montesa. En 1773, Carlos III declaró que “cuando vacaren las encomiendas
de Santigo, Calatrava, Alcántara y Montesa, fueren pasando
a la nueva orden y entregadas a sus caballeros”. De esta manera fue
dejando sin bienes a las cuatro órdenes históricas que de ahí en adelante
comenzaron su declive hasta transformarse en entidades meramente
nobiliarias sin ninguna influencia económica ni política.
El emblema de la Orden de Carlos III era un óvalo bañado en oro
con la imagen de la Inmaculada Concepción, con su túnica blanca y
su manto celeste. En el estatuto de creación de la orden, estaba establecido
especialmente en el artículo 16, que era obligación para el rey,
sus hijos y hermanos usar los distintivos celestes y blancos de la
orden.
El 2 de junio de 1804, Carlos IV reglamentó el uso de uniformes,
condecoraciones, insignias, juramentos y ceremonial de la orden. Para
esa época, muchos caballeros españoles y americanos, usaban la escarapela
celeste y blanca de la Orden de Carlos III.
Por eso, cuando en 1812 Manuel Belgrano se dio cuenta de que
necesitaba un distintivo que diferenciara a sus fuerzas de las del enemigo,
pensó en los colores celeste y blanco, que graficaban bien esa
postura ambigua de fidelidad al rey pero de autonomía respecto al
Estado español en manos de Napoleón; esto fue dado en llamar “la
máscara de la monarquía”.
Alta en el cielo
Hasta ese momento, las tropas patriotas habían luchado bajo la
bandera española, y por eso Belgrano ya venía reclamando al Triunvirato
la creación de una escarapela nacional.
A principios de 1812, el entonces coronel Belgrano estaba apostado
en las barrancas del Río Paraná, cerca de la aldea de Rosario,
para defender esas costas de las incursiones de las tropas realistas
llegadas de la Banda Oriental. Al frente del Regimiento de Patricios,
y luego de una larga travesía durante el tórrido enero, el 7 de
febrero llegó Belgrano a la Capilla del Rosario para construir unas
baterías que frenaran el avance realista hacia la ciudad de Santa Fe.
El 13 de febrero, Belgrano le volvió a escribir al Triunvirato
–compuesto por Manuel de Sarratea, Feliciano Chiclana y Juan José
Paso– pidiéndole urgentemente una escarapela que distinguiera a sus
tropas de las realistas. El Triunvirato le hizo caso y emitió un decreto
creando la escarapela argentina: “Sea la escarapela nacional de las
Provincias Unidas del Río de la Plata, de color blanco y azul-celeste…”.
Y le contestó a Belgrano: “En acuerdo de hoy se ha resuelto que
desde esta fecha en adelante, se haga, reconozca y use la Escarapela
Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, declarándose
por tal la de los colores blanco y azul-celeste, y quedando abolida la
roja con que antiguamente se distinguían” (2).
Pero eso era lo máximo que estaba dispuesto a hacer el Triunvirato,
no estaba dispuesto ni siquiera a analizar la posibilidad de una bandera
propia, ya que tenía que mantener aquella política ambivalente
de la “máscara de la monarquía”.
Entusiasmado, Belgrano vuelve a escribir al Triunvirato a fines
del mismo mes: “… Las banderas de nuestros enemigos son las que
hasta ahora hemos usado, pero ya que V.E. ha determinado la Escarapela
Nacional con que nos distinguimos de ellos, y de todas las naciones,
me atrevo a decir a V.E. que también se distinguieran aquellas, y
que en estas baterías, no se viese tremolar sino las que V.E. designe.
Abajo, Señor Excelentísimo, esas señales exteriores que para nada
nos han servido y con que parece que aún no hemos roto las cadenas
de la esclavitud” (3).
El 27 de febrero, durante un atardecer apacible y resplandeciente,
Belgrano inauguraba las baterías Libertad e Independencia, la primera
en la margen occidental del río Paraná, y la segunda en una isla
situada a unos 1.000 metros de allí.
“A su frente se extendían las islas floridas del Paraná que limitaban
el horizonte: a sus pies se deslizaban las corrientes del
inmenso río, sobre cuya superficie se reflejaban las nubes
blancas en el fondo azul de un cielo de verano, y el sol que se
inclinaba al ocaso iluminaba con sus rayos aquel paisaje lleno
de grandiosa majestad” (4).
En esas cirsunstancias, entusiasmado por la creación de la escarapela,
a las seis y media de la tarde del 27 de febrero de 1812, Belgrano
enarboló la bandera celeste y blanca por primera vez en la batería
Libertad. Y montado en su caballo, levantando su sable, arengó a su
tropa diciendo: “Soldados de la patria: en este punto hemos tenido la
gloria de vestir la escarapela nacional que ha designado nuestro excelentísimo
gobierno; en aquel (la batería Independencia) nuestras
armas aumentarán las suyas. Juremos vencer a los enemigos interiores
y exteriores y la América del Sur será el templo de la independencia
y la libertad. En fe de que así lo juráis, decid conmigo ¡Viva la
patria!”.
Antes de partir hacia Jujuy para relevar a Juan Martín de Pueyrredón
al mando del Ejército del Norte, que venía totalmente desmoralizado
por la derrota de Huaqui (ver capítulo de Bolivia), envió una
comunicación al Gobierno de Buenos Aires contándole lo sucedido.
Allí decía: “A las seis y media de la tarde se ha hecho salva en la Batería
de la Independencia, y queda con la dotación competente para los
tres cañones que se han colocado, las municiones y la guarnición. He
dispuesto para entusiasmar a las tropas, y estos habitantes, que se formen
todas aquellas, y hablé en los términos de la copia que acompaño.
Siendo preciso enarbolar bandera y no teniéndola, la mandé hacer
blanca y celeste conforme los colores de la escarapela nacional: espero
que sea de la aprobación de V. E.” (5).
Dice la leyenda rosarina que quien confeccionó esa primera bandera
fue María Catalina Echevarría de Vidal, hermana de José Vicente
Anastasio de Echeverría, uno de los compañeros de Belgrano en su
expedición al Paraguay, y que fue izada por primera vez por otro vecino
de esa villa de Rosario: Cosme Maciel.
Enterado el Triunvirato, le envió una carta recomendándole que
hiciera pasar el episodio como una muestra pasajera de entusiasmo y
ocultara con disimulo la bandera, reemplazándola por la que se usaba
en el fuerte de Buenos Aires, que era roja y amarilla.
La necesaria desobediencia
La preocupación del Triunvirato se debía a que la creación de una
bandera propia aceleraba definiciones y posturas en la lucha de independencia
e iba en contra de la política oficial de actuar como si fuera
en defensa de los derechos del rey preso de los franceses. No se temía
sólo quedar mal con España, sino principalmente con Inglaterra, que
en ese momento era aliada de España en contra de Francia.
Sin embargo, Belgrano nunca recibió la carta con esa orden del
Gobierno, porque ya se había puesto en marcha para hacerse cargo del
Ejército del Norte, otro de los frentes realistas más fuertes, junto con
la Banda Oriental.
Una vez en San Salvador de Jujuy, para el segundo aniversario de
la Revolución de Mayo se celebró un Te Deum en la catedral y se volvió
a enarbolar la bandera celeste y blanca. Ese 25 de mayo, frente al
Cabildo, el obispo de Jujuy, Juan Ignacio Gorriti, bendijo la bandera
y el pueblo la vivó con entusiasmo.
Por eso, en una nueva comunicación, Belgrano le decía al Triunvirato:
“… El pueblo se complace de la señal que ya nos distingue de
las demás naciones…”.
Al enterarse, el Triunvirato tomó esta circunstancia como una desobediencia
a sus recomendaciones de dar marcha atrás con lo de la
bandera, y le ordenó regresar y hacer lo necesario para “la reparación
de tamaño desorden”.
Belgrano, herido en su amor propio, obedeció pero escribió un
mes más tarde: “Debo hablar a V.E. con la ingenuidad propia de mi
carácter, y decirle, con todo respeto, que me ha sido sensible la
reprensión que me da en su oficio de 27 del pasado, y el asomo que
hace de poner en ejecución su autoridad contra mí, si no cumplo con
lo que me manda relativo a la Bandera Nacional, acusándome de
haber faltado a la prevención de 3 de marzo, por otro tanto que hice
en el Rosario. Para hacer ver mi inocencia, nada tengo que traer más
a la consideración de V.E., que en 3 de marzo referido no me hallaba
en el Rosario, pues conforme a sus órdenes del 27 de febrero, me puse
en marcha el 1º, o 2, del insinuado marzo, y nunca llegó a mis manos
la comunicación de V.E. que ahora recibo inserta, pues a haberla tenido,
no habría sido yo el que hubiese vuelto a enarbolar la bandera
como interesado siempre en dar ejemplo de respeto y obediencia a
V.E., conociendo que de otro modo no existiría el orden, y toda nuestra
causa iría por tierra… no había bandera, y juzgué que sería la blanca
y celeste la que nos distinguiese como la escarapela, y esto, con mi
deseo de que en estas provincias se cuenten como una de las naciones
del globo, me estimuló a ponerla. Vengo a estos puntos, ignoro como
he dicho, aquella determinación, los encuentro fríos, indiferentes, y
tal vez, enemigos, tengo la ocasión del 25 de mayo, y dispongo la
Bandera para acalorarlos y entusiasmarlos, ¿y habré, por esto, come21
tido un delito…? La Bandera la he recogido, y la desharé para que no
haya ni memoria de ella… pues si acaso me preguntaren por ella, responderé
que se reserva para el día de una gran victoria por el Ejército,
y como éste está lejos, todos la habrán olvidado y se contentarán
con lo que se les presente…”(6).
Pero lejos de ser olvidada, la bandera argentina se izó por primera
vez en Buenos Aires el 23 de agosto de 1812 en la iglesia San Nicolás
de Bari, donde hoy está el Obelisco, símbolo de la ciudad. El
motivo fue una misa de acción de gracias por el fracaso de una conspiración
realista que debía estallar el 5 de julio pero que fue descubierta,
y de la cual era líder Martín de Álzaga, posteriormente
fusilado. Según algunos autores, esa bandera que se izó fugazmente
en Buenos Aires habría sido de tres franjas: celeste, blanca y celeste,
pero la blanca del medio, del doble de ancho que las celestes, siguiendo
la línea de la bandera española.
¿Guerra civil?
Una vez instalado en Yatasto, al frente del Ejército del Norte, Belgrano
le escribe al jefe realista Pío Tristán en marzo de 1812:
“Mi querido Pío: ¡Cuán distante estaba yo de venir a escribirte en
estos lugares! La enfermedad de Pueyrredón me ha conducido hasta
aquí, desde las orillas del Paraná, en donde me hallaba con mi regimiento
poniendo una puerta impenetrable para todos los enemigos de
la Patria. Fui el pacificador de la gran provincia de Paraguay. ¿No me
será posible lograr otra tan dulce satisfacción en estas provincias?
Una esperanza muy lisonjera me asiste de conseguir un fin tan justo,
cuando veo a tu primo (el general realista José Manuel de Goyeneche)
y a ti, de principales jefes. Créeme siempre tu amigo” (7). En abril:
“… Sé cuánto han trabajado los Tristanes por la felicidad de la Patria…
les seré eternamente reconocido y a ti, mucho más, si aprovechándote
de la confianza que tienes con tu general, consigues que se acabe
esta maldita guerra civil con que nos destruimos y vamos a quedar
para presa del primero que nos quiera subyugar” (8).
Pío Tristán había nacido en Arequipa, entonces Virreinato del
Perú, y era un militar al servicio de la corona española, lo que desvirtúa
otra de las ideas lineales y simplificadoras que forman parte de la
historia que nos enseñan: aquella de que era una guerra de españoles
contra patriotas americanos. En realidad, había españoles que apoya22
ban los movimientos emancipatorios y también había americanos al
servicio de la corona, como Pío Tristán. Esto abona el pensamiento de
Belgrano de que esa guerra se parecía mucho a un guerra civil, y en
la cual a veces se enfrentaban amigos y hasta parientes.
Paradójicamente, el 23 de agosto de 1812, el mismo día que se
izaba por primera vez en Buenos Aires su bandera, Belgrano emprendía
el Éxodo Jujeño, ya que con 1.300 soldados no podía defender esa
plaza frente al ejército realista –al mando de su amigo Pío Tristán–
con más del doble de efectivos.
Las órdenes del Triunvirato eran de replegarse hasta Córdoba,
pero la obediencia de Belgrano no fue total. El intelectual devenido en
militar se dio cuenta de que no podía seguir huyendo con todo un pueblo
a cuestas, y que tampoco podría dejar a los civiles solos, librados
a su suerte y a expensas de las represiones realistas. Entonces decidió
desobedecer al Triunvirato y presentó batalla venciendo a los realistas
en Tucumán el 24 de setiembre de 1812, aunque con su bandera guardada
por ahora.
“El triunfo de Belgrano en Tucumán, tuvo su repercusión
inmediata en Buenos Aires. Hacía tiempo que venía preparándose
en la capital una revolución pacífica, que el progreso de
las ideas y las exigencias crecientes del espíritu democrático
hacían inevitable. El Triunvirato, que hasta entonces había presidido
el movimiento revolucionario, ya no respondía a esas
exigencias (…) La opinión quería una asamblea suprema que
fijase la Constitución del poder, generalizara la revolución y la
hiciese más popular. El Gobierno temía encontrar en ella un
obstáculo en vez de un auxiliar” (9).
“Fue fundamental para el curso de la Revolución, ya que
movilizó las ansias de independencia, hasta ese momento
demoradas por la hostilidad cada vez mayor de las potencias
europeas (…) El 5 de octubre llegó a Buenos Aires la noticia de
la victoria, y en el mismo fuerte se izó un gallardete con los
colores celeste y blanco por encima de la bandera española,
amarilla y roja, que todavía flameaba” (10).
En resumen, Belgrano no sólo creó la bandera argentina, sino que
con su triunfo en Tucumán hizo que prendiera en la gente el celeste y
blanco al principio combatido. La única diferencia pareciera ser que
mientras Belgrano usaba en el norte una bandera con dos franjas blancas
y una celeste en el medio, en Buenos Aires enarbolaron una de los
mismos colores pero con las franjas invertidas.
Este dato surge del epistolario del gobernador de la sitiada Montevideo,
Gaspar Vigodet, quien nunca se había terminado de creer el
argumento de la fidelidad a Fernando VII, y que escribió al ministro
de Estado español: “Los rebeldes de Buenos Aires han enarbolado un
pabellón con dos listas azul-celeste a las orillas y una blanca en el
medio (…) Se han quitado de una vez la máscara con que cubrieron su
bastardía desde el principio de la insurrección” (11).
“… Debido a las contramarchas en las revoluciones en toda la
América hispana, sólo quedaba en pie el gobierno de las Provincias
Unidas del Río de la Plata. Pero entonces los colores de la
Revolución hicieron escuela. Cintas, gallardetes, escarapelas y
banderas celestes y blancas fueron profusamente utilizadas para
celebrar la patria nueva en cuanta ocasión se presentara. Había
banderas bicolores de dos franjas verticales; otras de tres franjas
horizontales celestes y blancas, todo dependía de la cantidad de
tela del color del cielo que podía conseguirse, como afanosamente
descubrieron las damas mendocinas, que supieron reemplazar
la seda azul por simple sarga celeste, como le gustaba a
San Martín (…) Ya a mediados del siglo XIX, se afirmó una
visión laica de la vida en la que todos los próceres abrevaron. En
aquella fuente surgente se conjugaron, de diverso modo, las
ideas liberales, el socialismo utópico, la masonería y también la
fe cristiana, pero practicada por fuera de la estructura eclesiástica.
En ese clima de ideas antidogmático, ¿qué mejor que sostener
que Belgrano se había inspirado en los colores del cielo para
crear la bandera? ¿Acaso el héroe había manifestado lo contrario?
En rigor, pese a ser un hombre religioso, no había dejado
nada escrito acerca de los motivos de su inspiración que, por
ciento no tenía origen definido. Y, aun cuando celeste y blanco
eran tanto los colores de la Orden de Carlos III como los del
manto de la Virgen, a nadie interesaba bucear en el posible arraigo
colonial o religioso de la enseña” (12).
Luego del triunfo de Tucumán, Belgrano se entusiasmó y sacó a
relucir su bandera celeste y blanca para marchar hacia Salta, con la
intención de fortalecer su posición.
La oportunidad perdida
El 31 de enero 1813, se reunió en Buenos Aires una Asamblea
Constituyente con la intención de dotar de institucionalidad y constitucionalidad
al nuevo Estado emergente, pero se quedó a mitad de
camino y no se animó a declarar la independencia, como pretendían
entre otros, Belgrano y San Martín. Por eso, los diputados consintieron
el uso de la bandera celeste y blanca, pero no la avalaron por escrito.
En realidad, en la Asamblea del año 1813 no se declaró la
independencia que hubiera dado un vuelco definitivo a la guerra, sino
que sirvió solamente para las ambiciones personales de su presidente,
Carlos María de Alvear, quien luego de dos triunviratos, impuso una
forma de gobierno fuerte y personalista: el Directorio.
El 13 de febrero de 1813, Belgrano hizo jurar a sus tropas fidelidad
a la Asamblea bajo la bandera argentina a orillas del río Pasaje
(luego río Juramento), que en Salta constituye los primeros tramos del
río Salado. Y siete días más tarde, la enseña celeste y blanca tuvo su
bautismo de fuego en la batalla de Salta, donde Belgrano venció nuevamente
a su amigo, el comandante realista Pío Tristán gracias a la
ayuda de batallones de gauchos, tanto en la tarea previa de espionaje
cuanto en el combate mismo.
A partir de esa victoria, Belgrano se instaló en Potosí –entonces
Alto Perú, perteneciente al que fuera Virreinato del Río de la Plata– y
se dedicó a reorganizar la administración pública. Pero militarmente
no le fue bien porque fue vencido ese mismo año por los realistas en
Vilcapugio y en Ayohuma. Luego de esos fracasos en los que se perdieron
muchos hombres y bienes, Belgrano tuvo que replegarse hasta
Jujuy nuevamente. Pero antes de retirarse, fue hasta la capilla de Titiri,
en el curato de Macha, y escondió su bandera detrás de un cuadro.
Muchos años después de terminada la guerra de la independencia, en
1883 el párroco del lugar se puso a arreglar su iglesia y encontró aquella
bandera de Belgrano. La enseña fue enviada al Museo Histórico de
la Casa de la Libertad de la Sociedad de Geografía e Historia de
Sucre, donde está actualmente exhIbída. Lo sorprendente es que esa
bandera de Belgrano no es como la que hoy tiene Argentina, sino
aquella de tres franjas horizontales blanca, celeste en el medio y blanca.
Según el historiador Armando Piñeiro, es la misma bandera que
enarboló Belgrano en las orillas del río Paraná aquel 27 de febrero de
1812. En cambio, Félix Chaparro sostiene que la bandera de Rosario
era de dos franjas verticales, una blanca al asta y la otra celeste. Una
tercera versión muestra la bandera de dos franjas horizontales, blanca
arriba y celeste abajo.
San Martín y Artigas, sucesores de Belgrano
Al poco tiempo de haber vuelto a Jujuy, Belgrano entregó el
mando del Ejército del Norte a José de San Martín, uno de los pocos
que supo valorar a este abogado que fuera esencialmente un intelectual
y un estadista, pero que sin embargo, se entregó cuando la patria
necesitó que se pusiera el traje de general. Pero tal como había ocurrido
luego de sus derrotas de 1811 en Paraguarí y Tacuarí, el gobierno
de Buenos Aires enjuició a Belgrano luego de sus fracasos en
Vilcapugio y Ayohuma.
“El encuentro entre los dos patriotas se produjo el 30 de
enero en algún lugar en el camino entre Tucumán y Salta.
Tuvieron tiempo de conversar sobre el estado de la revolución,
sobre la inoperancia e incomprensión del gobierno
central y de la soledad que no dejaba de acompañarlos. San
Martín traía instrucciones reservadas del Directorio que le
ordenaban remitir a Belgrano para ser juzgado por las
derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, pero estaba completamente
en desacuerdo con la absurda disposición y se negó a
entregar a su compañero, del que dirá años más tarde: Belgrano
es el más metódico de los que conozco en nuestra
América, lleno de integridad y talento natural; no tendrá los
conocimientos de un (Napoleón) Bonaparte en cuanto a
milicia, pero créame usted que es lo mejor que tenemos en
América del Sur” (13).
San Martín estaba convencido de que la guerra convencional en
esa frontera norte no aportaría gran cosa, y que para terminar con el
foco realista de Lima sería mejor cruzar a Chile y luego atacar por mar.
Por eso, a mitad de ese 1814, San Martín se retiró a Córdoba
donde el clima era más benigno para su enfermedad y luego consiguió
que el Directorio lo nombrara como gobernador de Cuyo. Al frente de
la defensa de la frontera norte dejó al caudillo Juan Martín de Güemes
y sus milicias gauchas, mientras que él se dedicó a administrar con
ecuanimidad la provincia de Cuyo mientras empezaba a organizar la
expedición de los Andes.
Además del Alto Perú, el otro gran frente de las Provincias Unidas
contra los realistas era el de la Banda Oriental; fue el 23 de junio
de 1814 que se rindió finalmente Montevideo, arriándose la bandera
española y reemplazánse por la argentina. Sin embargo, la Fortaleza
de Buenos Aires demoró casi un año en adoptarla como propia. Es
decir que la bandera argentina flameó antes en Montevideo que en
Buenos Aires.
En el Congreso de la Liga Federal, el 29 de junio de 1815 José
Gervasio de Artigas reunió a los delegados de Misiones, Corrientes,
Entre Ríos, la Banda Oriental, Santa Fe y Córdoba. En Arroyo de la
China –actualmente Concepción del Uruguay, provincia de Entre
Ríos– discutieron los mandatos que llevarían al Congreso de Tucumán
convocado para un año más tarde, y juraron fidelidad a la bandera
tricolor: la misma de Belgrano con una franja roja en
representación del federalismo. Esa fue la bandera artiguista, que
sigue siendo la bandera de Entre Ríos y uno de los símbolos actuales
del Uruguay.
Para ese entonces, ya se había generalizado el uso oficial de la
bandera tal como es en la actualidad: celeste, blanca y celeste. Esto
queda confirmado por el hecho de que el 21 de setiembre de 1815, la
Secretaría de Guerra y Marina otorgó la patente de corso al francés
Hipólito Bouchard bajo la enseña celeste y blanca. Ese decreto ordenaba
al capitán de la corbeta Halcón: “Si se trabara algún combate se
tremolará el pabellón de las Provincias Unidas, a saber, blanco en su
centro y celeste en sus extremos, al largo”.
Corsarios argentinos
Esas patentes de corsarios eran entregadas por las autoridades de
los gobiernos para que actuaran en los mares hostigando a los enemigos
y enventualmente repartiendo el botín obtenido entre ellos y el
Estado concedente de la patente. Eran una especie de piratas legalizados
y que mezclaban los saqueos con ataques políticos.
En el caso de la guerra de independencia sudamericana, la acción
de los corsarios tomó una gran importancia atacando al comercio
español y contribuyendo a la definitiva decadencia del poder marítimo
español.
Entre los países que mejor usaron este recurso estuvo la Argentina,
que entregó unas sesenta licencias a corsarios que actuaron principalmente
en el Atlántico Sur, en el Pacífico Sur y en el Caribe. Pero también
llegaron hasta el Mediterráneo, el Índico y el Pacífico Norte.
Las principales campañas corsarias argentinas estuvieron a cargo
de dos marinos extranjeros que a la vez fueron los creadores de la
Armada Argentina: el irlandés Guillermo Brown y el francés Hipólito
Bouchard.
Brown hostigó a los realistas durante 1816 en la costa del Pacífico,
entre Valparaíso y Lima, preparando las condiciones para la campaña
libertadora de José de San Martín de un año más tarde (ver
capítulo de Perú).
“… tenían que considerar a Lima, las provincias de su dependencia
y las del Reino de Chile en estado de bloqueo; adquirir
información en sus costas y cruzar sobre los puertos de Valparaíso,
Coquimbo, Guasco, Atacama, Arica, Arequipa, Pisco y
El Callao. En caso de que a su paso por las islas de San Félix
y Juan Fernández hallasen presos patriotas, debían remitirlos
libres a Buenos Aires. Las instrucciones ponían límite a las
operaciones, fijándolo en la latitud de 11ª norte, ya que su
objetivo era estorbar la navegación e impedir las comunicaciones
entre Chile y Lima” (14).
Pero Bouchard no temía ni aguantaba que le pusieran límites a su
espíritu de marinero aventurero y, además de secundar a Brown en
esas incursiones que llegaron hasta Guayaquil, tuvo su actuación más
sobresaliente entre 1817 y 1819. Entre esos años, dio la vuelta al
mundo al mando de la fragata La Argentina, una nave que había sido
aprehendida a los españoles y que antes se llamaba Consecuencia.
“El 9 de julio de 1817, zarpó la fragata La Argentina al mando
del Capitán Bouchard, desde la ensenada de Barragán para
cumplir un crucero de corso, que había de durar dos años.
Navegando por aguas del Atlántico Sur, llegó a Madagascar y
frustró el embarque de esclavos que estaban por concretar tres
buques ingleses y uno francés. La Argentina siguió navegando
rumbo a las Filipinas para perjudicar el tráfico comercial de
los buques españoles y rechazó el ataque de cinco buques piratas
malayos” (15).
“Luego de abandonar las aguas donde habían protagonizado
momentos de indómita bravura pero también sufrido crueles
privaciones y muertes, La Argentina marchaba airosa rumbo a
las islas Sándwich, como había denominado al archipiélago de
Hawai el ilustre marino y descubridor James Cooke (…) (Bouchard)
pensó en torcer el rumbo y enfilar hacia el Atlántico,
con el fin de acercarse a las costas de África y rescatar en la
apartada isla donde se encontraba su admirado (Napoleón)
Bonaparte, quien moría lentamente en soledad, luego de su
derrota final en Waterloo (…) Bouchard debió desistir ante la
peligrosa insistencia de sus subordinados de dirigirse a las
Sándwich (…) La proximidad de las Sándwich trajo nuevos
bríos a los tripulantes de la fragata (…) Montañas, bosques,
doradas playas, alimentación abundante, constituían verdaderos
atractivos para los hombres de mar” (16).
Hawai, primero en reconocer la independencia
En Hawai, que era un país independiente por ese entonces, se
encontraba la corbeta Chacabuco, que había tenido un pasado español
con el nombre de Santa Rosa.
“… La tripulación se había amotinado frente a las costas de
Chile y luego de desembarcar a los oficiales había tomado
rumbo a Hawai. Allí, había ofrecido la nave a Kamehameha,
quien, animado por el deseo de contar con algún buque de guerra,
no se había preocupado por averiguar de dónde venía ni
quién era su legítimo propietario. Luego, los marineros se
habían dispersado por las siete islas para gozar del ocio que
éstas le ofrecían (…) El encuentro entre Kamehameha y Bouchard
debió ser impactante. Es posible que cada uno quisiera
impresionar al otro. El rey, secundado por sus consejeros e
intérpretes, escuchó con cordial degnidad al corsario, que vestía
su uniforme de teniente coronel de las Provincias Unidas
del Río de la Plata, atrayente por su botonadura y sus charreteras
de hilo de oro. Éste expresó su demanda de devolución
de la Santa Rosa (Chacabuco), y como el monarca era un hábil
negociante, debió hacer gala de una condición parecida.
Kamehameha argumentó que había entregado por el buque
600 quintales de madera de sándalo y además gastado para
mantener a los desertores, por lo que pedía una compensación
justa. Bouchard no insistió demasiado: necesitaba víveres y
agua, y el rey había ordenado que no se le diese nada hasta que
la negociación llegara a buen término…” (17).
El capitán José María Piris, en sus memorias escribió al respecto:
“Con la licencia para sacar el buque, con la entrega de sesenta y
tantos piratas que allí se hallaban y con algunos de sus naturales, que
nos dio para que lo tripulásemos, celebramos un tratado de unión
para paz, guerra y comercio, quedando obligado el rey con esto a
remitir a disposición de nuestro supremo gobierno todos los buques
que arribaran a aquellas costas, como la Chacabuco, y a darnos hombres,
auxilios cuantos se le pidieran a nuestro socorro, reconociendo
desde entonces nuestra independencia. El señor comandante lo congratuló,
dándole una rica espada, sus mismas charreteras, su sombrero
y un uniforme a nombre de nuestro supremo gobierno y también
un título de teniente coronel de los ejércitos de las Provincias Unidas
del Río de la Plata” (18).
De esta manera, Hawai fue el primer estado en reconocer la independencia
argentina, ya que Portugal lo hizo en 1821, Brasil y los
Estados Unidos en 1822 y Gran Bretaña en 1825.

California celeste y blanca
Desde Hawai, la fragata La Argentina y la corbeta Chacabuco
pusieron proa hacia las costas de California, llegando a su capital
Monterrey en julio de 1818.
“(Bouchard) esperaba dar allí certeros golpes que conmovieran
a las autoridades españolas de Nueva España y descalabraran
su comercio. Lo animaban no sólo el propósito de cumplir
las órdenes de su gobierno y obtener nuevas riquezas, sino
vengar las derrotas de los patriotas mexicanos, que a partir del
fusilamiento por la espalda del cura Morelos, en diciembre de
1815, con la infamante nota de traidor, no lograban éxitos.
Sólo se mantenían en el sur unas guerrillas al mando de Vicente
Guerrero” (19).
California, por esa época, era una zona relativamente deshabitada,
con tres pueblos principales: Monterrey como capital, San Francisco
y Los Ángeles, escenario de las aventuras de El Zorro, aquel personaje
justiciero que se escondía detrás de la piel del aburrido aristócrata
Diego de la Vega. También había en California cuatro fuertes y unas
20 misiones franciscanas. Pero estaba aislada del resto del Virreinato
de Nueva España por el desierto y su única comunicación era por el
mar hacia Acapulco.
“El 20 de noviembre de 1818, el vigía de Punta de Pinos, ubicada
en uno de los extremos de la bahía, avistó a La Argentina,
seguida por la Santa Rosa (Chacabuco). Ambos veleros
mostraban sus ágiles siluetas y enarbolaban un pabellón desconocido
para muchos. Evidentemente se trataba de los temidos
corsarios” (20).
El 22 se produjo el acercamiento al puerto, tomando la delantera
la corbeta Chacabuco, donde el capitán Peter Corney izó una gran
bandera argentina. Pero se acercó tanto a la costa que fue rechazada
por la artillería del fuerte, cuya única esperanza era no permitir el desembarco
de los corsarios.
Durante la madrugada del 24 de noviembre, mientras los realistas
festejaban la victoria contra los corsarios, se acercó al puerto La
Argentina y desembarcaron unos 200 infantes y marineros corsarios,
que prácticamente no obtuvieron resistencia en el fuerte.
“Una hora más tarde, enarbolada la bandera celeste y blanca
donde había estado la roja y gualda (amarilla) de gran tamaño
que se utilizaba en los buques y fortificaciones, Bouchard
quedó en poder de la ciudad durante seis días, hasta que adoptó
la decisión de abandonarla. Desde el 24 al 29 de noviembre,
los corsarios procedieron a apropiarse del ganado y mataron
las reses que no podían consumir a bordo; incendiaron el fuerte,
el cuartel de astilleros, la residencia del gobernador, las
casas de los españoles, sus huertas y jardines. En cambio respetaron
los templos y las propiedades de los americanos. En su
afán de aplicar un completo y ejemplar castigo, Bouchard
mandó que se hicieran estallar todos los cañones, con excepción
de dos que necesitaba la Santa Rosa (Chacabuco). Todo
esto mientras el gobernador (Pablo Vicente Solá), a cinco
leguas de Monterrey, con un cañoncito, las municiones, archivos
y dineros de la Real Hacienda, esperaba el arribo de
refuerzos de San Francisco y San José. Pero cuando éstos llegaron,
nada hizo para intentar la recuperación de la plaza o por
lo menos hostilizar al enemigo” (21).
Es decir, España recuperó California porque los corsarios argentinos
la abandonaron. Ellos no tenían la visión estratégica que podían
tener militares formados como San Martín o Belgrano, y su misión se
limitaba al saqueo y al hostigamiento. Fue así que luego de haber arrasado
con Monterrey, levaron anclas nuevamente y se dirigieron hacia
el sur, saqueando sucesivamente Santa Bárbara, San Juan de Capistrano
y San Blas.
El sol y las estrellas
Recién en el Congreso de Tucumán la bandera argentina fue reconocida
oficialmente. El 9 de julio de 1816 se declaró la independencia
y el 18 del mismo mes, el diputado por Buenos Aires Juan José
Paso pidió que se fijase y jurase la bandera nacional. Dos días más
tarde, el 20 de julio, se trató la moción de Paso y, por iniciativa del
diputado Esteban Gascón, se adoptó la bandera belgraniana.
En un decreto redactado y presentado por el diputado José Serrano
–representante de Charcas, hoy Bolivia–, el Congreso de Tucumán declaró:
“Elevadas las Provincias Unidas de Sudamérica al rango de una
nación, después de la declaración solemne de su independencia, será su
peculiar distintivo la bandera celeste y blanca que se ha usado hasta el
presente, y se usará en lo sucesivo exclusivamente en los ejércitos,
buques y fortalezas, en clase de bandera menor, interín, decretada al término
de las presentes discusiones la forma de gobierno más conveniente,
se fijen conforme a ella los jeroglíficos de la bandera nacional mayor”.
Y el mismo Congreso, trasladado desde Tucumán a Buenos Aires,
el 25 de febrero de 1818 le agregó el sol en la franja blanca. En un
principio, ese agregado era distintivo de las banderas militares, pero
luego se generalizó. Es amarillo y tiene el mismo diseño que las primeras
monedas acuñadas en el país, la de oro de ocho escudos y la de
plata de ocho reales: 16 rayos flamígeros que giran en sentido horario
intercalados con 16 rayos rectos. Este agregado se atribuye al “Inca”
Rivero, un descendiente de una ñusta (princesa) incaica, y representa
al Inti o “sol inca”, un símbolo de aquella civilización. Pero el sol
también era un símbolo masónico…
El 7 de marzo de ese mismo año, por orden del director supremo
Juan Martín de Pueyrredón y de su ministro de Marina, Matías de Irigoyen,
a la bandera con el sol se le agrega una orla de 18 estrellas de
cinco puntas doradas alrededor del sol. Esas 18 estrellas representaban
a las 18 provincias que dominaba o reclamaba el gobierno bonaerense:
Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes,
Misiones, Santiago del Estero, Tucumán, La Rioja, Mendoza, San
Luis, San Juan, Catamarca, Salta, Jujuy, Paraguay, Banda Oriental
(actual Uruguay) y Alto Perú (actual Bolivia).
En los círculos de vexilología (el estudio científico de las banderas)
se conoce esta bandera como “la bandera de Pueyrredón”, y aunque
la orden existió, no hay pruebas de que haya sido obedecida. Es
decir, no hay registros de que esta bandera haya sido efectivamente
confeccionada y mucho menos, usada.

Jirones de bandera
Ya en el Congreso de Tucumán se habían comenzado a ver las
divisiones que marcarían la política argentina durante las próximas
décadas. Estaban los partidarios de un poder central fuerte, sobre todo
los diputados por Buenos Aires, Cuyo y Jujuy; los localistas, encabezados
por los representantes de Córdoba; y los altoperuanos, que querían
un poder centralizado, pero no en Buenos Aires.
Además, estaba el tema de la forma de gobierno. Belgrano abogaba
por una monarquía incaica, apoyado desde lejos por San Martín,
contra otros que defendían la forma republicana. Finalmente este
punto no se resolvió y el mismo Congreso Constituyente de 1819 tuvo
como misión dotar al país de un régimen constitucional que sirviera
tanto para una república como para una monarquía.
Finalmente se sostuvo el Directorio, con un Consejo de Estado que
le debería poner un límite, y un poder legislativo bicameral, pero este
precario orden duró poco porque 1820 fue el año del caos y la anarquía.
“Las Provincias Unidas aparecían divididas en tres campos: el
de Buenos Aires, identificado con el gobierno directorial; el
del Litoral, su rival, que pujaba por dominar el territorio; y el
resto del país, en el tercero de los campos” (22).Juan Bautista Bustos se hizo elegir gobernador de Córdoba y esa
provincia, que hasta poco antes había estado bajo la influencia de José
Gervasio de Artigas, se transformó en un centro de poder alternativo
al de Buenos Aires y al del Litoral.
“La falta de disciplina y la insubordinación alcanzaron también
al Ejército de Cuyo. San Martín había enviado un cuerpo
desde Chile que se sublevó y tomó San Juan. La rebelión de un
batallón del Ejército de los Andes agregó un elemento más a
las tendencias disolventes de la débil organización nacional.
San Juan, siguiendo el ejemplo de Córdoba y el anterior de
Tucumán, se declaró independiente. Poco después siguieron
sus pasos Mendoza y San Luis, crearon ejércitos provinciales,
convirtieron sus cabildos en legislaturas y formaron las tres
una liga de provincias cuyanas…” (23).
El 1° de febrero de 1820, cerca de San Nicolás, los caudillos litoraleños
Francisco “Pancho” Ramírez y Estanislao López derrotaron
en Cepeda a lo que quedaba del ejército nacional al mando del director
supremo José Rondeau.
“Los meses siguientes fueron de confusión en Buenos Aires.
Durante siete meses se alternaron la paz y la guerra y se sucedieron
10 gobernadores. En febrero de 1820 el Cabildo porteño
asumió el papel de gobernador, proclamó la disolución del
poder central y renunció en nombre de Buenos Aires a su
carácter de capital de las Provincias Unidas. El 16 de febrero
se llamó a Cabildo Abierto, del que salió constituida una Junta
de Representantes, primer cuerpo legislativo de la provincia,
que muy pronto le arrebató el poder político al Cabildo. La
nueva Junta nombró gobernador provisional a Manuel de
Sarratea” (24).
El Tratado del Pilar fue firmado por Sarratea con los representantes
de Entre Ríos, Pancho Ramírez, y Santa Fe, Estanislao López. Los
caudillos se comprometieron a retirar sus tropas de Buenos Aires a
cambio de la libre navegación de los ríos interiores, pero lo más
importante fue el establecimiento del federalismo como idea central
sobre la que debería establecerse la futura organización nacional. Sin
embargo, esa organización como nación debería esperar seis años.
A partir de ese momento, las provincias pasaron a ser prácticamente
Estados independientes, con todos los atributos de la soberanía:
Justicia, educación, Fuerzas Armadas y regulación del comercio, tanto
interior como exterior. Lo único que seguían dejando en manos de
Buenos Aires, era la representación política exterior.
Buenos Aires, en tanto, al haberse librado de su rol de “hermana
mayor”, estabilizó su situación interna y tuvo años de progreso. Al no
tener que pensar en ejércitos ni misiones diplomáticas para la defensa
nacional, dedicó todos sus ingresos a las necesidades locales, sobre
todo los que provenían de la Aduana, su principal e inagotable fuente
de recursos. En cambio, las provincias empezaron a sufrir crisis económicas
y políticas.
Mientras Martín Rodríguez fue gobernador de Buenos Aires
–entre 1820 y 1824– Bernardino Rivadavia fue el ministro de
Gobierno, ejerciendo el verdadero poder en la provincia y quedando
en el recuerdo principalmente por el empréstito de la banca inglesa
Baring Brothers, el punto de partida de la ominosa deuda externa
argentina.
Ese crédito, si bien fue tomado por la provincia de Buenos Aires,
luego pasó a ser de todo el país. Se pidió teóricamente para la construcción
del puerto y la instalación de agua corriente en la ciudad de
Buenos Aires, pero además de desviarse hacia otros fines (entre ellos
la guerra contra el Brasil), de un valor total de un millón de libras
esterlinas, llegaron solamente 570.000: el resto quedó en pagos a
intermediarios.
El 16 de diciembre de 1824 se reunió nuevamente un congreso
nacional con diputados elegidos por cada provincia en proporción a
sus habitantes.
Los diputados de Santa Fe fueron a ese congreso con el mandato
de su gobernador Estanislao López que decía: “… De acuerdo con los
demás miembros del Cuerpo Supremo, la nueva y mejor organización
de las provincias elevándolas a Estados soberanos y las constituciones
que los deban regir en confederación, bajo la libertad e independencia
de cada uno…”
Pero Buenos Aires había recuperado la iniciativa política y las
provincias estaban asfixiadas económicamente, sin los ingresos de la
aduana del puerto. Por eso, el 6 de febrero de 1826, el congreso dictó
la ley de Presidencia y Bernardino Rivadavia fue elegido como primer
presidente de la Argentina reunificada. De ahí que el sillón presidencial
sea conocido como el “de Rivadavia”.
Durante su gestión, Rivadavia extendió el derecho al voto a todos
los hombres mayores de 20 años, organizó el Parlamento y los tribunales,
garantizó la libertad de prensa, financió la creación de la Universidad
de Buenos Aires y del Archivo Nacional.
Pero una de sus principales obras como presidente fue la capitalización
de la ciudad de Buenos Aires, con lo cual le quitaba a la provincia
de Buenos Aires gran parte de sus rentas. Sus más férreos
opositores a partir de allí fueron Rosas, Anchorena y Dorrego.
Por otra parte, en el interior, además de Bustos en Córdoba y
López en Santa Fe, crecía la figura del mayor caudillo de toda la zona
cordillerana: el riojano Facundo Quiroga.
Cuando Rivadavia, a través de su enviado a Río de Janeiro,
Manuel García, firmó un tratado entregando la Banda Oriental al
Imperio del Brasil al cual se había vencido en la guerra, provocó de
nuevo el caos institucional. Las provincias desconocieron su autoridad
y la constitución de 1826. Finalmente, el 28 de junio de 1827,
Rivadavia renunció y ocupó la presidencia interina Vicente López
y Planes.
En agosto, Manuel Dorrego fue elegido gobernador de la provincia
de Buenos Aires, como jefe del partido federal; se disolvió
el Congreso, Vicente López y Planes cesó en su cargo y nuevamente
quedó vacante la presidencia, volviendo a ser cada provincia un
Estado en sí misma y delegando las relaciones exteriores en Buenos
Aires.
En efecto, en agosto Dorrego firmó la paz con Brasil aceptando la
propuesta del representante británico Lord Ponsomby que establecía
al Uruguay como país independiente y garantizaba la libre navegación
de los ríos (ver capítulo de Uruguay).
La situación de Dorrego era débil, y el 1° de diciembre de 1828 se
produjo lo que podría considerarse el primer golpe militar violento,
cuando el general Juan Lavalle ocupó con sus soldados la Plaza de la
Victoria (hoy Plaza de Mayo). El general golpista unitario obligó a
renunciar a Dorrego, lo venció el 9 de diciembre en la batalla de
Navarro y el 13 de diciembre lo fusiló.
Sin embargo, Lavalle duró poco en el poder porque fue rápidamente
eclipsado y vencido por Juan Manuel de Rosas, una figura
que habría de dominar la política argentina en las siguientes
décadas.

Azul y blanca del Restaurador
La guerra civil entre unitarios y federales no se terminó con el
ascenso de Rosas al poder, sino que se profundizó.
El historiador Carlos Ibarguren recuerda:
“… en ese momento (comienzos del primer gobierno de
Rosas) no había una nación propiamente dicha; los Estados
provinciales estaban separados y el sentimiento nacional quedaba
subordinado al localista. Las provincias eran entidades
soberanas o independientes en guerra unas contra otras, o en
coaliciones beligerantes recíprocas (…) El 31 de agosto de
1830 los Agentes Diplomáticos de nueve provincias: Mendoza,
San Luis, San Juan, Salta, Tucumán, Santiago, Córdoba,
Catamarca y La Rioja, celebraron un pacto de unión y alianza
y nombraron al General Paz Jefe Supremo, hasta la instalación
de la autoridad nacional…” (25).
Era la Liga del Interior, sangrientamente enfrentada con los federales
del Litoral.
“Las llamadas provincias argentinas no fueron ni provincias
–en el sentido actual del término– ni argentinas. Sino que eran
o pretendieron ser, estados independientes con voluntad, la
mayoría de ellas, de unirse en forma de confederación. Forma
confederal que durante mucho tiempo adoptó la denominación
de Provincias Unidas del Río de la Plata. Por otra parte, el
vocablo argentina era entonces sinónimo de Buenos Aires y
sólo muy tardíamente adquirió su actual significación” (26).
“En aquellos años, argentino significaba porteño en el mejor
de los casos. José María Paz cuenta en sus memorias que una
hija del general Ignacio Álvarez Thomas (nacido en Arequipa,
Perú, pero director supremo de Buenos Aires independiente) le
había dicho a su mucama: ‘Tú, Gertrudis, eres argentina y no
debes emplearte en servicio de una familia provinciana, porque
eres mejor que ella’. Aunque no nacieron en el puerto de
Buenos Aires, los Álvarez Thomas se consideraban ‘argentinos’
por residir en la ciudad, por ososición a los habitantes del
resto de las Provincias Unidas, que eran, a lo sumo, españoles
americanos (…) Los Estados que emergieron no eran naciones
(…) Cornelio Saavedra, presidente de la Primera Junta revolucionaria
de Buenos Aires, era boliviano; el general Álvarez
Thomas, director supremo, peruano de Arequipa; el cordobés
deán Gregorio Funes fue el primer embajador de Bolivia en
Buenos Aires; el porteño Bartolomé Mitre, fundador del Colegio
Militar Boliviano; Domingo Faustino Sarmiento, funcionario
chileno (…) De un total de casi 3.000.000 de kilómetros
cuadrados que hoy tiene la Argentina, 2.000.000 estaban ocupados
por tribus indígenas que no reconocían ninguna autoridad
local, ni americana ni española (…) funcionaron como
mini estados: Córdoba, por ejemplo, mantuvo contactos diplomáticos
independientes con Paraguay, Bolivia, Chile y Gran
Bretaña, a través de su propio ministro de Relaciones Exteriores;
Santa Fe hizo lo propio con Paraguay y Chile; la Puna de
Jujuy realizó gestiones para unirse al territorio de Bolivia (de
hecho Tarija lo hizo); Corrientes se alió con las fuerzas uruguayas
contra Buenos Aires; Entre Ríos firmó en Paysandú un
tratado proponiendo al general uruguayo Rivera como jefe de
la campaña militar contra Rosas” (27)
Rosas llegó al extremo de cambiar la bandera porque odiaba el
azul- celeste, atribuyéndoselo a los unitarios. En consecuencia, cuando
creó la Confederación Argentina a través del Pacto Federal del 4
de enero de 1831, instauró una bandera de tres franjas horizontales
pero cambió el azul-celeste por el azul oscuro en las franjas de los
costados. Y en 1840 hasta llegó a modificar el sol, pasándolo de amarillo
a rojo, el color de los federales.
En 1833, el gobernador de Entre Ríos, Pascual Echagüe, presentó
un proyecto al Congreso de su provincia para establecer una bandera
propia, con los colores artiguistas: tres franjas horizontales, una azul
arriba, una blanca en el centro y una roja abajo. El texto del proyecto
decía: “… El pabellón azul y blanco que cubría la provincia de Buenos
Aires considerado acaso que de hecho debía ser este nacional;
pero como ha sucedido todo lo contrario y que cada provincia ha elevado
un pabellón distinto a todos los demás de la república, el expresado
gobierno es de opinión que la de Entre Ríos debe diferenciar el
suyo del de Buenos Aires…”
Sin embargo, Rosas se mantuvo en el poder hasta 1952, cuando
fue derrotado en Caseros por Justo José de Urquiza.
“El largo régimen rosista fue creando una integración que
antes no tenían las provincias. Pues aunque Rosas hablaba de
la Federación y consagraba su lema como federal, en la práctica
encabezó un régimen absolutamente centralista. Así,
Rosas fue creando un gobierno nacional de hecho (…) había
acumulado en la persona del gobernador de Buenos Aires una
serie de atribuciones que son prácticamente las mismas que
hoy la Constitución le otorga al presidente de la república y
que en ciertos casos incluso iban más allá de lo que hoy pueda
esperarse del Poder Ejecutivo Nacional” (28).
En la Asamblea Constituyente de 1853 se devolvió a la bandera
argentina el tradicional tono azul-celeste de Belgrano.

Recuperar la bandera
Pero así como Rosas llegó a cambiarle el color a la bandera, creyéndola
una propiedad personal, más recientemente hubo otros que
también se apropiaron de ella, la usurparon. Fueron los militares y
civiles que encabezaron la última y más sangrienta dictadura militar,
entre 1976 y 1983. Ellos se adueñaron de nuestra bandera, de nuestros
colores nacionales, mezclando las marchas, los comunicados y los
símbolos con el miedo, con un mundial de fútbol y una guerra paranoica.
Y lo hicieron con éxito porque para grandes porciones de la
sociedad, esas banderas y esos uniformes pasaron a significar el terror
más absoluto, o el desprecio más total. Esas grandes porciones de la
sociedad renunciaron, consciente o inconscientemente, a la bandera
celeste y blanca, dejándosela a los usurpadores.
En Sudamérica las Fuerzas Armadas se erigieron en garantes de la
integración nacional y subordinaron la institucionalidad republicana
al supuesto interés de la Nación. En todos nuestros países pasó algo
más o menos parecido, basado en la Teoría de la Seguridad Nacional,
que buscó y logró transformar un conflicto político interno en uno de
agresión exterior. Es decir, los que estaban del otro lado de la frontera
ideológica no eran patriotas sino apátridas y, muy frecuentemente,
“agentes del comunismo internacional”. Los verdaderos mercenarios
al servicio de un poder extranjero eran ellos, los militares entrenados
por Estados Unidos en la Escuela de las Américas, y los neoliberales
al servicio del gran capital transnacional.
Esos militares hubieran sido la vergüenza del general San Martín,
que nos dejó como legado: “La Patria no hace al soldado para que la
deshonre con sus crímenes, ni le da armas para que cometa la bajeza
de abusar de estas ventajas ofendiendo a los ciudadanos con cuyos
sacrificios se sostiene… La Patria no es abrigadora de crímenes”. Y
cuando Juan Martín de Pueyrredón –quien lo había apoyado en su
campaña libertadora a Chile y Perú– le ordenó que volviera para reprimir
con su ejército a José Gervasio de Artigas, San Martín le contestó
sin medias tintas: “El general San Martín jamás desenvainará su
espada para derramar sangre de hermanos”.

Bibliografía
1- Prando Daniel, “Las enseñas de los voluntarios de la Unión”,
en Boletín del club del soldado de plomo, Buenos Aires, 30 de
noviembre de 1991.
Prando Daniel, “Una bandera argentina en 1810”, en Historia de
Buenos Aires, Buenos Aires, 1992.
2- Wengerg Gregorio (dir.), Epistolario Belgraniano, Editorial
Taurus, Buenos Aires, 2001, p. 140.
3- Op.cit., p. 142.
4- Mitre Bartolomé, Historia de Belgrano, Editorial Juventud
Argentina, Buenos Aires, 1945.
5- Ibíd., Wengerg, 2001, p 144.
6- Op.cit., p. 170.
7- Op.cit., p. 146.
8- Op.cit., p. 157.
9- Ibíd., Mitre, 1945, pp. 92 y 93.
10- Cibotti Ema, Sin espejismos, Editorial Aguilar, Buenos Aires;
2004, p. 33.
11- Segreti Carlos, La máscara de la monarquía, 1808-1819, Centro
de Estudios Históricos, Córdoba, 1944, p. 25.
12- Ibíd., Cibotti, 2004, p. 34.
13- Pigna Felipe, Los mitos de la historia argentina.Tomo 2, Editorial
Planeta, Buenos Aires, 2005 pp. 26 y 27.
14- De Marco Miguel Ángel, Corsarios Argentinos, Editorial
Emecé, Buenos Aires, 2005, p. 98.
15- Pigna Felipe, www.elhistoriador.com.ar
16- Ibíd., De Marco, 2005, pp. 163 y 164.
17- Op.cit., pp. 165 y 168.
18- Piris José María, Memorias del capitán José María Piris,
Biblioteca de Mayo, Guerra de la Independencia, Tomo 17, segunda
parte, Senado de la Nación, Buenos Aires, 1963.
19- Ibíd., De Marco,2005, p. 176.
20- Op.cit., p. 178.
21- Op.cit., p. 180.
22- Zaida Lobato Mirta y Suriano Juan, Nueva Historia Argentina,
Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2004, p. 159.
23- Op.cit., p. 160.
24- Op.cit., p. 160.
25- Ibarguren Carlos, citado por José Carlos Chiaramonte en
“Cuando la Nación no tenía mapa”, Revista Ñ, Buenos Aires, 21 de
mayo de 2005.
26- Op. cit.
27- Lanata Jorge, ADN, mapa genético de los defectos argentinos,
Editorial Planeta, Buenos Aires, 2004, pp. 32 y 33.
28- Luna Félix, Breve historia de los argentinos, Editorial Booket,
Buenos Aires, 2005, pp. 90 y 91

Compartir Noticia


Comments are closed.

Abrir la barra de herramientas