Mariano Saravia
|
Especialista en Política Internacional

Colonialismo puro

octubre  2017 / 3 Comentarios desactivados en Colonialismo puro

Este martes 3 de octubre, el propio Donald Trump visitará la isla de Puerto Rico, colonia norteamericana desde que el Imperio se metió en la guerra Cubano-Española con el objetivo de quedarse con las posesiones que Madrid todavía ostentaba en Cuba, Puerto Rico, las Filipinas y Guam. Si bien Puerto Rico es jurídicamente un Estado Libre Asociado, eso es un eufemismo porque no es ni un Estado, ni libre, ni asociado. Es una simple colonia de Washington.

Hace dos semanas, el huracán María arrasó la isla y dejó 16 muertes oficiales y devastación por todos lados. Actualmente, más de 10.000 personas siguen en refugios. Tan solo un 5% de la red eléctrica funciona y devolver la electricidad a todo el país tomará al menos seis meses, dijo el sábado pasado la Autoridad de Energía Eléctrica, que cuenta con la colaboración del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE UU.

La secretaria de Interior, Elaine Duke, había dicho que el huracán era “una buena historia noticiosa en términos de nuestra habilidad para llegar a la gente”. Fue una provocación que obtuvo respuesta de la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín, quien dijo: “Cuando no tienes comida para un bebé, no es una buena historia noticiosa. Nos estamos muriendo aquí y no puedo entender que la nación más grandiosa del mundo no pueda descifrar la logística para una pequeña isla de 100 millas por 35 millas (160 por 36 kilómetros)”.

Trump, inefable, tuvo que meterse y fustigó a los portorriqueños por Twitter: “En Puerto Rico no son capaces de poner a sus trabajadores a ayudar. Quieren que les den todo el trabajo hecho, cuando esto debería ser un esfuerzo comunitario”.

Antes de eso, y en plena catástrofe, Trump había dicho que a pesar del desastre y la tragedia, Puerto Rico debía saldar sus deudas con Wall Street y sus bancos acreedores.

Por ahora, lo que manda Estados Unidos a Puerto Rico son 7.000 soldados, para mantener el orden y tratar de colaborar en algo de la reconstrucción. Pero para una verdadera reconstrucción, Puerto Rico no necesita soldados, necesita ingenieros, médicos y, sobre todo, dinero.

El país más rico del mundo mira para otro lado, y sigue tratando a los portorriqueños como ciudadanos de segunda. Luego sorprenderá si surge con fuerza algún movimiento independentista.

Compartir Noticia


Comments are closed.

Abrir la barra de herramientas