Mariano Saravia
|
Especialista en Política Internacional

2 de abril en la lucha antiimperialista

abril  2021 / 3 Comentarios desactivados en 2 de abril en la lucha antiimperialista

Por Mariano Saravia-Hoy 2 de abril, es un día importante. ¿Por qué?-Porque es importante recordar siempre y honrar a los y las veteranas de Malvinas, y también a los caídos en la guerra. -¿Veteranas?-Sí, porque además de los soldados casi adolescentes que ni siquiera habían terminado la instrucción militar, además de los soldados desnutridos, congelados, torturados por sus superiores, también hubo mujeres en el teatro de operaciones. Son 14 enfermeras suboficiales de la Fuerza Aérea, que recién ahora están saliendo a la luz. Este viernes a la noche en Canal Encuentro se pasará el documental “Nosotras también estuvimos”.-¿No es incoherente reconocer a los y las que estuvieron, pero condenar la guerra?-No, porque una cosa es la memoria de quienes dieron sus vidas o las arriesgaron por una causa justa, que es el derecho inalienable de la Argentina a las Malvinas, por razones históricas y geográficas. Otra cosa muy distinta es condenar la guerra como una maniobra espuria de la dictadura genocida por mantenerse en el poder. Ese argumento de la incoherencia fue usado en 2012 por algunos y algunas intelectuales y periodistas argentinos que se expresaron en contra de la causa Malvinas.-¿Cómo, intelectuales argentinos en contra de las reivindicaciones por Malvinas? ¿Quiénes?-Jorge Lanata, Pepe Eliashev, Beatriz Sarlo, Fernando Iglesias, Juan José Sebreli, Luis Alberto Romero, Hilda Sabato y Santiago Kovadlof, entre otros.-¿Qué argumentos esgrimieron?-Que hay que reconocer el supuesto derecho de autodeterminación de los pueblos que asistiría a los kelpers. No solo un argumento cipayo, sino una muestra de gran ignorancia.-¿Por qué?-Porque el derecho de autodeterminación se aplica a los pueblos originarios de cada lugar, no a las poblaciones transplantadas. Los británicos que viven en las islas fueron llevados por el invasor colonialista luego de la ocupación ilegal e ilegítima de 1833. Antes de eso, había población argentina en las Malvinas, que fue expulsada. Es como si hoy un país invadiera otro, transplantara población, y luego quisiera hacer un referéndum para preguntarle a esa población transplantada qué quiere ser.-Pero en este caso de los kelpers, están ahí desde hace casi 200 años…-No tiene nada que ver el tiempo que haya pasado. Un acto de fuerza ilegal no puede nunca ser fuente de derechos. Además, la mismísima ONU a través de su Comité de Descolonización considera a las islas Malvinas como una de las últimas 16 colonias que existen en el mundo y que deben ser descolonizadas. -¿Son colonias igual que era todo el país hasta 1810?-Sí, es una situación propia de principios del siglo XIX en pleno siglo XXI. Por eso, este tema no es solo de patriotismo argentino, sino también de una lucha internacionalista anticolonialista y antiimperialista. -¿Y cuál sería el objetivo de ese imperialismo?-Un objetivo muy concreto, y el que siempre tuvo el Imperio Británico, que es un imperio ultramarino. El objetivo es dominar los mares, un objetivo geoestratégico. Por supuesto que también están los objetivos económicos y concretos que son la explotación de nuestro petróleo y nuestra riqueza pesquera, como así también de la mayor reserva de agua dulce del planeta que es la Antártida. Dominar Malvinas le garantiza al Imperio Británico dominar el acceso a la Antártida, pero también el tránsito del Atlántico al Pacífico y por otro lado al Índico. Pero no olvidemos que las Malvinas son hoy una gran base militar del Reino Unido.-¿O sea que también son una amenaza militar para nosotros?-Por supuesto, y no sólo para nosotros, sino para toda Sudamérica. No se puede entender la importancia geoestratégica de Malvinas ni su amenaza como base militar inglesa sin vincularla a las otras islas-colonias inglesas en el Atlántico Sur. Por un lado, las otras islas que nos pertenecen: las Orcadas, las Georgias y las Sandwich del Sur. Pero por otro lado, si subimos en el mapa, encontramos a Tristán da Cunha, que está justo entre Buenos Aires y Ciudad del Cabo, y más arriba Santa Elena (donde estuvo preso Napoleón Bonaparte) y por último la isla de Ascención, las dos entre Brasil y Angola. Si miramos en contexto, todas estas islas forman lo que llamamos “un collar de perlas”, un sistema ofensivo que amenaza tanto a Sudamérica como a África, típico de los imperialistas.-Entonces hay que seguir luchando por las Malvinas argentinas.-Por supuesto, con métodos pacíficos y diplomáticos, pero seguir siempre. No sólo es una obligación como argentinos, sino también como antiimperialistas. Por eso hay que rendir homenaje a los y las veteranas, a los caídos, reconocer a quienes siguen luchando con otros medios. Pero también señalar a los gobiernos que han entregado esta causa, como los de Menem o Macri, que no solo son traidores a la Patria sino también pro imperialistas.

Compartir Noticia


Comments are closed.

Ir a la barra de herramientas